12 enero 2012 | Empresas

El síndrome del “hombre empresa”

“El Estado soy Yo”, frase que se le atribuye a Luis XIV de Francia, el “Rey Sol”, refleja la vivencia y sentimiento laboral actual y cotidiano de muchos emprendedores, dueños y/o líderes de empresas de pequeño y mediano tamaño.

Y no es que éstos se crean más que nadie, no, lo que sucede es que en el mundo empresarial actual existe lo que podemos conocer como “hombre empresa”. Y esta calificación lejos de lo que pueda parecer conlleva más desventajas que ventajas, y eso porque el “hombre empresa” tiene que soportar un desgate físico, emocional e incluso angustioso a lo largo del día, y todo ello porque no son capaces de delegar en nadie salvo en ellos.

El hecho de que el empresario cargue la empresa sobre sus hombros no es bueno ni para el primero ni para la segunda. Los síntomas del “hombre empresas” son muchos y variados, a continuación os dejamos un pequeño pasaje donde éstos síntomas aparecen evidenciados.

Son las siete y media de la tarde. Los trabajadores acaban de terminar la jornada laboral y prestos abandonan las oficinas y tú ni siquiera has comenzado a hacer lo tuyo: en tu correo se acumulan decenas de e–mails sin abrir, en el ordenador presupuestos por terminar y enviar, llamadas que responder, y lo peor de todo es que no es eso lo que verdaderamente tenías que hacer, pero tienes que llevarlo a cabo. Y todo ello no es porque hayas llegado tarde al trabajo, o porque hayas estado de parranda, todo lo contrario, durante la jornada has tenido que luchar con los clientes, intervenir en las indecisiones de tus trabajadores, resolver las incidencias que han surgido a lo largo del día…y  la lista parece no tener fin, y por mucho que continuemos enumerando todas las actividades en la que “has perdido el tiempo”, llegamos a la misma conclusión, esa cosas no son a las que tu deberías dedicar tu agenda y energía diaria.

¿Te sientes identificado con todos o algunos de estos aspectos?, si es así tienes el síndrome del “hombre empresa”, deberías mirártelo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario a este artículo: