24 octubre 2011 | Empresas

8.000 grandes empresas serán vigiladas minuciosamente por Hacienda

El pasado mes de agosto se aprobaba un decreto sobre consolidación fiscal, a través del cual se modificaba el sistema de cálculo de los pagos fraccionados que tienen que realizar las grandes empresas. Esto implica un mayor adelanto del dinero entregado a cuenta para el pago del impuesto.

Con el objetivo de asegurar que el mismo se está cumpliendo, Hacienda ha iniciado una campaña masiva de comprobación una vez finalizado el plazo para el pago fraccionado de este trimestre (20 de octubre). Lo primero que se investigará será a las empresas que hayan incumplido con las normas de agosto. Posteriormente, se llevará a cabo un rastreo por los pagos fraccionados atrasados con el objetico de encontrar irregularidades.

Las empresas que no cumplan con este nuevo sistema podrán ser sancionadas hasta el 50 %, además del correspondiente interés de demora. No obstante pueden presentar una declaración complementaria, fuera del plazo, por lo que solo tendrían un recargo del 5%, evitando así la sanción.

Con estas modificaciones como os decíamos, se pretende adelantar la recaudación de las grandes empresas de este impuesto, de esta manera, las empresas pagan este año más y a cambio se descontará esa cantidad al año siguiente, cuando hagan la declaración.

Esta medida provocó el rechazo de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), que ve en la misma un obstáculo más para las empresas en cuanto que suponen un agravante a los problemas de liquidez de las empresas. En este sentido, la Agencia Tributaria defiende el nuevo fraccionamiento de pagos, indicando que no se trata de un aumento de impuestos, sino que es un adelanto de la factura fiscal, adelanto que será compensado una vez se haya presentado la declaración del año siguiente. Además afirman también que solo será aplicado a las grandes empresas que estén manteniendo sus beneficios.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario a este artículo: